Equipo descubre mecanismo tratable responsable de la respuesta a menudo mortal de gripe

Mayo 8, 2016 Admin Salud 0 8
FONT SIZE:
fontsize_dec
fontsize_inc

Los investigadores del Instituto de Investigación Scripps han descubierto un nuevo mecanismo por el cual algunos virus como la gripe provocan un tipo de reacción inmune que puede producir graves enfermedades y matar a las personas infectadas.

Esta reacción inmune grave - llamada "tormenta de citoquinas" - inundando los pequeños sacos de aire de los pulmones con líquido y células de lucha contra la infección, el bloqueo de las vías respiratorias y en los tejidos corporales perjudiciales y órganos. Las tormentas de citoquinas se cree que han desempeñado un papel importante en la mortalidad de la gripe pandémica desconcertante de todo el mundo 1918-1919, así como en los brotes de gripe de la gripe porcina y de aves más recientes.

En un nuevo estudio publicado en el 16 de septiembre 2011, de la revista Cell, un equipo de científicos de la Scripps de Investigación han identificado las células que orquestan las tormentas de citoquinas, abriendo nuevas posibilidades para el tratamiento de la condición.




"En la nueva investigación, se muestra directamente, por primera vez que los efectos dañinos de la tormenta de citoquinas son distintos de los efectos de la replicación del virus y cambios patológicos en las células infectadas", dijo el profesor de Investigación Scripps Hugh Rosen, MD, PhD, quien dirigió el estudio con Scripps Profesor de Investigación Michael BA Oldstone, MD. "Los resultados proporcionan un nuevo paradigma para comprender la influencia y podría señalar el camino a nuevas terapias."

"Este estudio se ha incrementado en gran medida nuestra comprensión de las bases biológicas de la tormenta de citoquinas, abriendo la puerta al desarrollo de nuevos tratamientos para esta reacción inmune potencialmente mortal", dijo James M. Anderson, MD, PhD, director de los Institutos Nacionales de Salud División (NIH) del Programa de Coordinación, Planificación e Iniciativas Estratégicas, que proporcionó los fondos para la obra. "Esta investigación es un excelente ejemplo de los descubrimientos científicos facilitados por las bibliotecas y Programa de Imagen Molecular del Fondo Común NIH y el potencial que este descubrimiento ofrece nuevas terapias dirigidas".

Nuevo enfoque para un viejo enemigo

Influenza y muchos otros virus destruyen las células, en particular, las células que recubren los alvéolos (pequeños sacos de aire) que el intercambio de gases en el pulmón. En respuesta, el cuerpo genera citoquinas (moléculas pequeñas de proteínas con la señalización celular) y los cables en una variedad de células inmunes en un intento de limitar la infección. Normalmente, la producción de citocinas se mantiene bajo control por el cuerpo, pero en algunos casos la producción de citoquinas va a toda marcha y los resultados en una tormenta de citocinas peligroso.

El uso de enfoques genéticos que permitan el seguimiento y la modulación de la función del receptor en tiempo real y química avanzada, el equipo de Investigación Scripps configurado para determinar el papel de un receptor S1P1 (molécula en la superficie de una célula que se une a moléculas, lo que provocó un cierto efecto biológico) para una molécula específica conocida como la esfingosina-1-fosfato (S1P). S1P1 ha sido un tema de investigación en el laboratorio de Rosen, en parte debido a su conexión con la enfermedad autoinmune.

Inesperadamente, el equipo ha encontrado que mediante la manipulación de los receptores S1P1 en las células endoteliales - la capa delgada de células que recubren la superficie interna de los vasos sanguíneos - en el pulmón afectado liberación de citoquinas. Anteriormente, los científicos habían asumido que la liberación de citoquinas se produjo a través de células infectadas por virus u otras células que recubren los pulmones.

A continuación, los científicos querían ver si podían alterar el curso de la tormenta de citoquinas en ratones infectados con la cepa de influenza pandémica humana que resultó en una temporada de gripe severa en 2009 (H1N1 2009). El uso de una molécula que se unió al receptor S1P1, el equipo es capaz de "regular a la baja" la reacción inmune, dejando suficiente respuesta inmune para combatir el virus, mientras que al mismo tiempo reducir o incluso eliminar, la tormenta de citoquinas y mejorar la tasa de supervivencia de infección.

"Se pensó durante mucho tiempo que todo el daño se debe al propio virus de la gripe, por lo tanto, y de forma racional, la atención se centró en el desarrollo de fármacos antivirales", dijo Oldstone. "La sorpresa en nuestros hallazgos es que la modulación de los receptores S1P1, que podría proteger al huésped infectado, un objetivo no sujetos a escape rápido mutacional del virus, y por lo tanto menos propenso a la resistencia."

Mirando hacia el futuro

Una serie de compañías, entre ellas Novartis, Actelion, y Receptos tiene moduladores S1P1 en ensayos clínicos. Compuestos Receptos fueron descubiertos por los laboratorios de Rosen y Roberts en el Instituto Scripps de Investigación Molecular Centro de Revisión, apoyados por el Fondo Común NIH.

"Ahora que sabemos dónde citoquinas son y han aislado el mecanismo basado en el receptor específico, es probable que una sola dosis oral de un compuesto puede ser desarrollado que puede proporcionar protección contra la tormenta de citoquinas comienzo de la infección", dijo Rosen, que tiene Agregaron que los estudios previos de su laboratorio han sugerido que esta droga podría ser utilizado en combinación con Tamiflu, un medicamento antiviral utilizado para tratar la gripe común.

Oldstone señaló que la investigación futura sobre el receptor S1P1 podría ayudar a identificar a las personas que son más susceptibles a las tormentas de citoquinas y serían más probabilidades de beneficiarse de un fármaco que se dirige este mecanismo.

Los primeros coautores del estudio, "las células endoteliales son amplificación centro orquestadores de citoquinas durante la infección por virus de la gripe", fueron Scripps Research becarios posdoctorales John Teijaro y Kevin Walsh. Los autores adicionales incluyen Stuart Cahalan, Daniel M. Fremgen, Edward Roberts, Fiona L. Scott, Esther Martinborough, y Robert J. Peach.

El estudio fue apoyado por becas de los EE.UU. Servicio de Salud Pública y el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, parte de los NIH, y el Fondo Común NIH.

(0)
(0)

Comentarios - 0

Sin comentarios

Añadir un comentario

smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile
Caracteres a la izquierda: 3000
captcha