Ingresar inmune celular En clave islotes pancreáticos para entender la diabetes tipo 1 Orígenes

Mayo 3, 2016 Admin Salud 0 2
FONT SIZE:
fontsize_dec
fontsize_inc

Investigadores de investigación del Hospital de St. Jude Children han descubierto cómo las células inmunes destructivas acceder a las células productoras de insulina y ayuda a causa diabetes.

Las hallazgo apunta a posibles nuevas estrategias para detener o prevenir la diabetes tipo I.

Trabajando con ratones, los investigadores demostraron que para entrar en áreas clave del páncreas llamadas islotes de Langerhans, células inmunes conocidas como células T debe reconocer un marcador en la superficie de las células productoras de insulina alojados allí. Células T juegan un papel clave en la regulación de la respuesta inmune. Una vez dentro de las islas, las células T desencadenan la inflamación que puede llevar a la destrucción de las células beta productoras de insulina. El resultado es la diabetes tipo I.




El informe responde a una pregunta fundamental sobre el papel de la entrada de las células T y la acumulación en las islas en el desarrollo de enfermedades de tipo I, una enfermedad que afecta a unos 3 millones de dólares estadounidenses. La investigación aparece en la edición del 16 de octubre de la revista Immunity. Darío Vignali, Ph.D., es el autor principal y vicepresidente del diario del departamento de Inmunología de St. Jude.

St. Jude Los resultados contradicen una teoría generalizada de que sólo un pequeño porcentaje de células T que infiltran las islas han participado activamente en la causa de la diabetes tipo I. El escenario de edad considera que la mayoría de las células T que se encuentran en los islotes fueron reclutados sitio desde un pequeño número de células T especializadas. Los reclutados o células espectador T se cree que desempeñan ningún papel en la causa de la diabetes. Además, se pensaba que cualquier célula T puede acceder a los islotes.

"La nueva investigación sostiene que todas las células T en el islote es importante. Lo que estas células T reconocen que les permitió el acceso a las islas puede proporcionar pistas sobre lo que podría ser necesaria para prevenir la diabetes", dijo Vignali. "La comprensión de las diferencias moleculares entre las células T en las islas y las células T en la periferia podría incluso comenzar a decirnos mucho acerca de lo que se necesita para hacer un ataque de células T las células beta y causar diabetes."

Sin insulina para convertir los alimentos en combustible para las células, los pacientes desarrollan diabetes tipo I y se dejan dependiente de las inyecciones de insulina, una bomba de insulina o en casos raros un trasplante de páncreas. A diferencia de la forma más común de la enfermedad, conocida como diabetes tipo II, diabetes de tipo I por lo general afecta a los niños y, a veces se le llama diabetes juvenil. Alrededor de 15.000 nuevos casos son diagnosticados cada año en los Estados Unidos. Incluso con tratamiento, los pacientes con diabetes tipo I están en riesgo de ceguera, insuficiencia renal y otras complicaciones.

"Este documento también presenta una nueva estrategia bloqueadores intervención clínica de células T de conseguir incluso en las células de los islotes en el primer lugar", agregó Vignali.

Si una célula T podría entrar en los islotes, entonces sería menos probable que hubiera "reglas especiales" para entrar en islotes y por lo tanto nada de entrada única de los islotes que podrían ser objeto de tratamiento, explicó.

Comprender el acceso controlado de las células T en los islotes también aumenta las esperanzas para el desarrollo de una terapia de re-educar al sistema inmunológico a tolerar en lugar de atacar las células beta. La investigación St. Jude apunta a un nuevo camino en las células de los islotes.

Para este estudio, los científicos utilizaron una técnica de laboratorio de Vignali desarrolló en 2006. La técnica permite a los investigadores para cambiar rápidamente la producción de células T en ratones. Normalmente, las ratas son millones de células T pueden reconocer muchas células y diversos microorganismos. Cada célula T tiene en su superficie un receptor que reconoce y se une a un antígeno específico solamente, o marcador, en la superficie celular de la T. objetivo

La modificación de la técnica permitió a los investigadores para crear cepas de ratones con sólo dos tipos de células T, cada uno con diferentes receptores. Una población lleva a un receptor que reconoce las células beta que producen insulina y pueden causar diabetes. El otro grupo ha sido programado para reconocer un antígeno diferente. Los investigadores informaron que no podían inducir a este último grupo de células T para entrar en las islas.

A continuación, los investigadores crearon y rastrearon las células T con tres tipos de receptores de los receptores de células T con una probada capacidad para entrar en las células del páncreas y causar la diabetes, los que pueden entrar en islotes y causar inflamación, pero no diabetes, y un tercer grupo de receptores que no tienen conexión con la diabetes tipo 1 o islotes células. Los científicos han informado de que ninguna de las células T, incluso aquellos con una capacidad demostrada para provocar la diabetes en ratones, podría inducir a las células T espectador para entrar en las células de los islotes.

Finalmente, los investigadores siguen las células T que llevan receptores de ratones que, naturalmente, desarrollaron la diabetes tipo I. Se crearon ratones con 17 nuevos receptores de células T, cinco del bazo de ratones diabéticos y 12 a partir de células T aisladas islas de las ratones diabéticos. Si la entrada de las células T controlan islas, islotes y luego en las nuevas cepas de ratón se infiltraron por las células T con receptores derivadas de islotes, pero no derivados del bazo,.

Esto es lo que pasó. "Alrededor del 70 por ciento de los receptores que venía de las islas podría mediar en la migración de células T de nuevo a las islas, mientras que ninguno de los receptores que venían del bazo podría hacer lo mismo", dijo Vignali. Los receptores derivadas de islotes se han relacionado con un rápido desarrollo de la diabetes, con un tercer diabetes causando durante el estudio de 10 semanas.

Vignali dijo no está claro si los resultados serán cierto para otras enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide o enfermedad de Crohn. Los autores observaron que la estructura, la ubicación, y otros factores pueden hacer que las células de los islotes único.

Greig Lennon, María Bettini y Amanda Burton, de St. Jude, compartieron primera autoría en este estudio. Los otros autores fueron Erica Vicente y Paula Arnold de St. Jude, y Pere Santamaria, de la Universidad de Calgary, Alberta, Canadá.

La obra fue financiada en parte por la Fundación de Investigación de Diabetes Juvenil, los Institutos Nacionales de Salud y ALSAC.

(0)
(0)

Comentarios - 0

Sin comentarios

Añadir un comentario

smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile
Caracteres a la izquierda: 3000
captcha