Investigadores descubren biomarcadores en la sangre para la enfermedad de Lou Gehrig, puede conducir a nuevos tratamientos

Marcha 24, 2016 Admin Salud 0 8
FONT SIZE:
fontsize_dec
fontsize_inc

Investigadores del Hospital Brigham y de Mujeres (BWH) son los primeros en descubrir que los cambios en los monocitos (un tipo de glóbulos blancos) son un biomarcador para la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), o enfermedad de Lou Gehrig. Este hallazgo también reúne a la comunidad médica un paso más cerca de un nuevo tratamiento para la enfermedad neurológica debilitante que afecta a unos 30.000 estadounidenses.

El estudio será publicado en la revista Journal of Clinical Investigation 6 de agosto de 2012.

En estudios preclínicos con ratones con una mutación en los genes ALS, los investigadores vieron que dos meses antes del TLC, los monocitos en el bazo comenzó a exhibir cualidades proinflamatorias. Como inicio de la enfermedad se cernía, hubo un aumento de las moléculas de señalización celular que dirigen los monocitos para inundar la médula espinal. La afluencia de estos glóbulos blancos inflamadas se asoció con la muerte de las células nerviosas en la médula espinal.




Cuando los investigadores trataron ratones con anticuerpos para modular los monocitos inflamatorios, encontraron que condujo a un menor número de monocitos que entran en la médula espinal, disminuye la pérdida de células nerviosas y supervivencia prolongada.

Después de observar estas actividades en ratones, los investigadores BWH, en colaboración con el Hospital (MGH) Clínica ALS General de Massachusetts y el equipo de investigación, encontraron que había monocitos similares en los humanos con ELA que también exhiben una firma específica para inflamatoria la enfermedad.

"La gente se ha preguntado si el sistema inmunológico juega un papel en las enfermedades neurológicas como la esclerosis lateral amiotrófica," dijo Howard Weiner, MD, director del Programa de BWH esclerosis múltiple y autor principal del estudio. "El sistema inmunológico es complicado, y la evidencia de la inmunoterapia anterior no han tenido éxito. Pero ahora sabemos lo que está mal en la sangre, lo que abre nuevas dianas terapéuticas para la ELA y posiblemente otras enfermedades en un futuro próximo."

El coautor del estudio Mérito Cudkowicz, MD, que dirige el programa de ALS en MGH añade: "Estos hallazgos identifican un nuevo objetivo potencial para el desarrollo de tratamientos para las personas con ELA."

Oleg Butovsky, PhD, del Departamento de Neurología BWH es el primer autor del estudio y jefe científico del estudio.

Cada año, cerca de 5.600 personas en los EE.UU. son diagnosticados con ELA, una enfermedad que afecta la función nerviosa y muscular, llevando eventualmente a la parálisis. La edad media al diagnóstico es de 55 años, y la mitad de los afectados viven al menos tres o más años después del diagnóstico. Veinte por ciento cinco años vivos o más, y hasta un 10 por ciento vivirá más de diez años.

Esta investigación fue apoyada por el lateral amiotrófica Esclerosis Asociación, los Institutos Nacionales de Salud (AG027437), Premio a la Vida y el Centro Tufts para Neuroscience Research.

(0)
(0)

Comentarios - 0

Sin comentarios

Añadir un comentario

smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile
Caracteres a la izquierda: 3000
captcha