Los factores de riesgo para la infección después del trasplante de hígado Determinado

Mayo 26, 2016 Admin Salud 0 33
FONT SIZE:
fontsize_dec
fontsize_inc

Casi el 9 por ciento de los pacientes que han sufrido recientemente un trasplante de hígado se sometió a la infección del sitio quirúrgico posterior (SSI). Los factores de riesgo fueron haber tenido trasplante de anastomosis (colédoco reconstrucción en ayunas o el ayuno-hígado), el hígado o el riñón bilioentérica antes, y más de cuatro unidades de glóbulos rojos transfundidos.

SSI son comunes después de un trasplante de hígado y son una causa importante de morbilidad y mortalidad. Se derivan de la complejidad técnica del procedimiento, el hecho de que se produce dentro de un área del cuerpo potencialmente infectados y condición médica múltiples destinatarios pobres. Los investigadores tratan de determinar los factores de la incidencia, el momento y el lugar de riesgo, incluyendo la profilaxis antibiótica, para este tipo de infecciones.

Se diseñó un estudio prospectivo que incluyó 1.222 pacientes consecutivos que recibieron trasplantes de hígado en 11 hospitales españoles entre agosto de 2003 y septiembre de 2005. Se incluyeron todas las infecciones que se desarrollaron hasta seis meses después de la cirugía, que incluye tanto infección incisional herida y órgano/espacio, el hígado y el absceso intraabdominal y peritonitis. Evaluar los factores de riesgo para infecciones del sitio quirúrgico, se miraron los pacientes que se han enfermado en los primeros 30 días después de su cirugía. Luego examinaron los posibles factores de riesgo para las infecciones.




SSI se produjo en el 8,8 por ciento de los pacientes, la mayoría dentro de las primeras semanas después del trasplante. Alrededor del 10 por ciento de éstos fueron mortales, lo cual es una gran mejora en el pasado. El sitio de la infección predominante fue la incisión (42 por ciento) mientras que el 39 por ciento de las infecciones fueron peritonitis; 16 por ciento absceso intraabdominal, y el 10 por ciento absceso hepático.

La mayoría de las infecciones son causadas por bacterias aeróbicas gram-negativas, que son habitantes de la zona digestiva. El riesgo de infección se ha relacionado con la elección de la profilaxis con antibióticos, con el riesgo más alto visto con el uso de cefazolina. La infección fúngica se produjo en 10 casos, un número especialmente alto porque muchas de las instituciones participantes usaron fluconazol.

Tras el análisis multivariante, los autores encontraron que, bilioentérica anastomosis, previo trasplante de hígado o riñón, y más de cuatro unidades de glóbulos rojos transfundidos se asociaron independientemente con el desarrollo de SSI.

Los resultados proporcionan información sobre el riesgo de SSI en relación con los de trasplante anterior, los conductos biliares de reconstrucción en ayunas transfusiones de sangre que podrían motivar nuevos estudios para ayudar a entender la patogénesis si SSI en el trasplante hepático.

Un editorial que acompaña considera la historia del trasplante de hígado y el nuevo estudio de Asensio y sus colegas en el contexto de la literatura sobre SSI.

Se concluye que la profilaxis bacterianas deben ser usados ​​en el trasplante de hígado con el fin de disminuir las infecciones del sitio quirúrgico. El agente o agentes deben proporcionar concentración terapéutica no sólo en la herida, sino también en el tracto biliar en el que se crea anastomosis. Se necesitan ensayos aleatorios para determinar el tratamiento antibiótico óptimo para prevenir la infección del sitio quirúrgico después de un trasplante de hígado.

(0)
(0)

Comentarios - 0

Sin comentarios

Añadir un comentario

smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile
Caracteres a la izquierda: 3000
captcha