Los padres tienen dificultades con los procedimientos de consentimiento en estudios de cáncer pediátrico, el estudio sugiere

Abril 24, 2016 Admin Salud 0 3
FONT SIZE:
fontsize_dec
fontsize_inc

En comparación con los pacientes adultos con cáncer, los padres de niños con cáncer eran más propensos a estar insatisfechos con el proceso de consentimiento informado para la participación en los ensayos clínicos, según un estudio realizado por Dana-Farber/Centro de Cáncer del Hospital de Niños. Los resultados serán presentados en el 42º Congreso de la Sociedad Internacional de Oncología Pediátrica (SIOP) en Boston Sábado, 23 de octubre.

Los padres que se habían comprometido a inscribir a sus hijos en los estudios de tratamiento dijeron que se sentían prisa en tomar la decisión, dijeron los investigadores. También percibe como menos bien informados acerca de los protocolos de ensayos clínicos que en los pacientes adultos, a pesar de que las pruebas mostraron que entendían las cuestiones igual de bien.

"Estos resultados son consistentes con lo que sospechábamos, dados los diferentes contextos en los que se ofrecen los estudios clínicos en adultos y niños", dijo Steven Joffe, MD, MPH, autor principal del estudio. "Pero no me esperaba tan grandes diferencias."




Los investigadores administraron un cuestionario a 47 padres y 204 participantes en el estudio dentro de dos semanas después de que comenzara el juicio.

Los resultados mostraron que sólo el 64 por ciento de los padres sentían que tenían suficiente tiempo para aprender acerca de la prueba, en comparación con el 87 por ciento de los adultos. Los padres también eran menos propensos (79 por ciento a 93 por ciento) que informe de que tenían suficiente oportunidad de hacer preguntas.

A pesar de que obtuvieron casi las mismas en la evidencia objetiva sobre los detalles de las pruebas ", los padres de niños con cáncer se clasificaron como menos informado (79,5 por ciento) que en pacientes adultos (87,8 por ciento).

Joffe, un especialista en ética y hematólogos pediatras/oncólogo en el/Centro de Cáncer del Hospital Dana-Farber de los niños, ha atribuido gran parte de la disparidad en los diferentes contextos en los que los adultos y pacientes pediátricos se ofrecen participación en ensayos clínicos.

"Los pacientes adultos tienden a tener tumores sólidos y había vivido con su enfermedad durante mucho tiempo. La mayoría de los pacientes adultos se han ofrecido un trabajo, porque habían tenido una recurrencia o la enfermedad había progresado", anotó.

"Para estos pacientes, no había mucha urgencia de empezar a trabajar en un protocolo, y había pasado la crisis inicial de aprendizaje que tenían cáncer."

En su lugar, alrededor de las tres cuartas partes de los pacientes pediátricos se enfrentan a un nuevo diagnóstico de cáncer - por lo general un cáncer de la sangre como la leucemia.

"A menudo se encontraban en el hospital y sus padres habían conocido el diagnóstico sólo por un día o dos, y tuvieron que tomar decisiones urgentes en un momento de gran conmoción y agitación emocional", dijo Joffe. "Los padres eran a menudo abrumados y las hacía sentir menos cierto que entendieron la información que se les dio sobre el proceso."

Joffe dijo que el estudio confirma las preocupaciones que ya se han impulsado los esfuerzos para aliviar las decisiones tomadas confusión en medio de una crisis emocional que rodea. Por ejemplo, parte del personal médico ahora hacer una nueva visita a los pacientes o los padres "después de la tormenta inicial ha pasado" para asegurarse de que han entendido el protocolo.

Además, los investigadores clínicos, en algunos casos, están aliviando reclutas ensayos clínicos de la necesidad de tomar decisiones en todos los aspectos de un proceso inmediato, dijo. "A menudo hay tratamiento randomizations u otra que se producen más tarde en el proceso global, y estamos retrasando el proceso de consentimiento para aquellos aspectos en lugar de pedir a la gente a hacer todas esas decisiones desde el primer día."

El extracto fue presentado en SIOP por el primer autor, Tony Truong, MD, del Hospital para Niños Enfermos de Toronto. Otros autores son E. Francis Cook, ScD, de la Escuela de Salud Pública y Jane Weeks, MD de Harvard, de Dana-Farber.

(0)
(0)

Comentarios - 0

Sin comentarios

Añadir un comentario

smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile
Caracteres a la izquierda: 3000
captcha