Mejorar Regeneración: estudio en animales sugiere novedosa manera de revertir corazón ataque Daños

Abril 13, 2016 Admin Salud 0 0
FONT SIZE:
fontsize_dec
fontsize_inc

Utilizando un enfoque de dos fármacos, los investigadores del Hospital Infantil de Boston han demostrado que puede ser posible para salvar la función del corazón después de un ataque al corazón y proteger el corazón por la cicatrización. Trabajando con ratones, se combinan un agente que supere un inhibidor natural de la división celular, con un factor de crecimiento natural que promueve el crecimiento de los vasos sanguíneos (angiogénesis). Juntos, estos dos agentes habilitados células del músculo cardíaco para multiplicar y el corazón para recuperar su función después de un infarto de miocardio simulado. Aparecerá en la edición del 17 de octubre de la revista de la Academia Nacional de Ciencias (publicado en Internet la semana del 9 de octubre).

Normalmente, después de un ataque al corazón, el músculo cardíaco dañado puede no volver a crecer y en su lugar se sustituye por tejido cicatricial. La cicatrización excesiva puede perjudicar la capacidad de bombeo del corazón y puede conducir a arritmias potencialmente mortales. Las células del músculo cardíaco (cardiomiocitos) normalmente no pueden replicarse en los mamíferos, un obstáculo importante para la regeneración. Sin embargo, en un documento del año pasado, Felix Engel, PhD, y Mark Keating, MD, en el Departamento de Cardiología del Hospital de Niños de Boston, demostraron que podían convencer a los cardiomiocitos a multiplicarse en una placa de Petri mediante la inhibición de una enzima conocida como p38 MAP quinasa, que normalmente suprime la replicación de los cardiomiocitos.

Engel y Keating (Keating es ahora en el Instituto Novartis para la Investigación Biomédica) ahora se basan en este resultado. Ellos estudiaron 120 ratas, algunas con ataques cardíacos simulados. Después de la lesión, los animales fueron asignados aleatoriamente para recibir inyecciones con un inhibidor de p38 MAP quinasa solo, el FGF1 estimulador de la angiogénesis solo, ambos agentes juntos, o solución salina (placebo) durante cuatro semanas. Tres meses más tarde, las ratas que habían recibido tanto FGF1 y el inhibidor de p38 MAP quinasa habían mejorado significativamente la función cardíaca, como ecocardiogramas medidos: su corazón bombea casi como los corazones de ratas ilesos. También tenían reducida adelgazamiento de la pared cardiaca y la menor cantidad de cicatrices.




Las ratas tratadas sólo con el inhibidor de p38 MAP quinasa habían aumentado la proliferación de los cardiomiocitos, pero habían mejorado la función cardíaca en tres meses. Los que recibieron sólo FGF1 mantuvieron su mejora funcional, pero no mostró la proliferación celular tanto como los que reciben el inhibidor de p38 MAP quinasa. Las ratas tratadas con ambos fármacos han tenido las mayores mejoras tanto en la proliferación celular y la función del corazón.

Los resultados sugieren que atraen a los cardiomiocitos de reproducir no es suficiente para guardar la función del corazón, pero también es necesario que la angiogénesis, Engel dice.

"La regeneración no es sólo hacer más cardiomiocitos", dice. "Los cardiomiocitos necesitan un suministro de sangre y oxígeno para sobrevivir. FGF1 no tuvo un gran efecto sobre la proliferación celular, pero nos pareció que estaba proporcionando un nuevo suministro de sangre. Si sólo inhibe p38 MAP quinasa, no obtiene los vasos sanguíneos."

Usted necesita dos pasos importantes para convertir estos resultados en un tratamiento, dice Engel. En primer lugar, es demostrar que el tratamiento funciona cuando no se da inmediatamente después del ataque al corazón, ya que muchas personas sufren daño progresivo al corazón de los ataques cardíacos repetidos de menor importancia. En este estudio, las ratas fueron tratadas inmediatamente después de la lesión.

En segundo lugar está la necesidad de desarrollar un método para la entrega segura. Debido FGF1 estimula la angiogénesis, tiene la posibilidad de efectos secundarios graves si vas a lugares que no sean el corazón, tal vez mediante la promoción del crecimiento del tumor, por ejemplo. Y el inhibidor de p38 MAP quinasa se ha demostrado que dañar el hígado.

"Cada tratamiento tratar de inducir la proliferación de cardiomiocitos también conlleva el riesgo de inducir el crecimiento del tumor, y lo que hay que limitar el tiempo y lugar de tratamiento", añade Engel.

Una posibilidad es inyectar dosis más bajas de agentes en el área dañada del corazón en forma de geles, o por medio de infundir un catéter, de manera que se mantendría en el corazón y se libera lentamente con el tiempo. Engel y sus colegas informaron recientemente otro compuesto que estimula la proliferación de cardiomiocitos (Química y Biología, septiembre de 2006), y otros están bajo investigación.

"Con el tiempo, nos gustaría un tratamiento que se pudiera dar sistémica", dice Engel.

El estudio fue financiado por la Fundación Charles H. Capucha, Inc.

(0)
(0)

Comentarios - 0

Sin comentarios

Añadir un comentario

smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile
Caracteres a la izquierda: 3000
captcha