Nueva meta de cáncer de linfoma no Hodgkin

Mayo 20, 2016 Admin Salud 0 17
FONT SIZE:
fontsize_dec
fontsize_inc

Médico-científicos del Weill Cornell Medical College han descubierto un mecanismo molecular que podría ser un objetivo de gran alcance para el tratamiento del linfoma no Hodgkin, un tipo de cáncer que afecta a los linfocitos, o células blancas de la sangre. El uso de este mecanismo, los investigadores fueron capaces de suprimir fuertemente la formación de tumores en las pruebas de laboratorio y en modelos animales.

Prometedores resultados han llevado al diseño de un ensayo clínico que pronto estará en marcha para probar un compuesto - llamado PU-H71 - en pacientes humanos. Este compuesto se encuentra en una nueva clase de medicamentos, llamados inhibidores de la proteína de choque térmico.

El tratamiento estándar para el linfoma no Hodgkin incluye radioterapia, quimioterapia y anticuerpos monoclonales. Aproximadamente 66.000 personas son diagnosticadas en los EE.UU. cada año y cerca del 50 por ciento de los pacientes no se pueden curar con los tratamientos actuales.




Resultados de autor fueron publicados en línea 22 de noviembre en la revista Nature Medicine.

"Hemos observado la regresión del tumor casi completa después del tratamiento de los animales con PU-H71," dice el Dr. Ari Melnick, profesor asociado de medicina de la Raymond y Beverly Sackler Center for Biomedical y Ciencias Físicas en el Weill Cornell Medical College. "Espero que los ensayos clínicos tendrán resultados similares para los participantes humanos."

El grupo de investigación ha encontrado que una molécula llamada proteína de choque térmico 90 (Hsp90) es necesario para el funcionamiento de una proteína llamada BCL-6, que se conoce para conducir las actividades de las células tumorales de linfoma.

BCL-6 es la proteína más comúnmente involucrados en grandes linfomas de células B difusas, que es la forma más común de linfoma no Hodgkin. Alrededor del 70 por ciento de estos tumores dan positivo para BCL-6, lo que lo convierte en un objetivo prioritario para las terapias.

Dr. Melnick y su equipo encontraron que Hsp90 y BCL-6 unidas entre sí dentro de las células cancerosas para formar un complejo. También aprendieron que Hsp90 se une directamente al gen responsable de la producción de la proteína BCL-6, que los llevó a creer que el bloqueo de Hsp90 tendría un efecto poderoso en BCL-6 dentro de la célula y, por tanto, la formación de tumores.

Para evitar que las dos moléculas para unirse a, los científicos probaron el fármaco experimental, PU-H71, que está diseñado para bloquear la actividad de Hsp90. PU-H71 fue desarrollado por el Dr. Gabriela Chiosis, autor del estudio, del Centro de Cáncer Memorial Sloan-Kettering en Nueva York. El equipo científico descubrió que la exposición de células de linfoma PU-H71 en experimentos de laboratorio impidió la combinación de dos moléculas - matar las células del linfoma y que inhiben la nueva reproducción celular.

"El siguiente paso fue probar los resultados en un modelo animal para ver qué tipo de efecto PU-H71 tenía", explica el Dr. Melnick. "Nos quedamos encantados de descubrir que los tumores tratados animales disminuyeron en tamaño y peso, y que los animales tuvieron una supervivencia significativamente prolongada en comparación con los controles."

Los investigadores también encontraron que la PU-H71 tiene una muy baja toxicidad en modelos animales. Dr. Melnick cree que esto puede indicar que cuando se probó en pacientes humanos, el fármaco es bien tolerado, con pocos efectos secundarios, tales como daños a la médula ósea y el sistema inmune, que son comunes en las terapias del cáncer.

Colaboradores en el estudio incluyen Leandro C. Diademas, Shao Ning Yang, Katerina Hatzi, Karen Bunting, Lucas Tsikitas, Alka Malik, Rita Shaknovich, todos de Weill Cornell; Eloisi C. Lopes y Gabriela Chiosis, del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center de la ciudad de Nueva York; Ana I. Robles, Jennifer Walling y Lyuba Varticovski, del Instituto Nacional del Cáncer, de los Institutos Nacionales de Salud, Bethesda, Md .; y Kapil Bhalla, del Colegio de Medicina del Centro de Cáncer de Georgia, Augusta, Ga.

Esta investigación es apoyada por la Sociedad de Leucemia y Linfoma subvención S-7032-04, subvención del Instituto Nacional del Cáncer de EE R01-CA10434, y la Fundación La quimioterapia y en parte por el Programa de Investigación Intramural de los Institutos Nacionales de Salud Centro Nacional Cancer Institute for Cancer Research. Este trabajo también fue apoyado por el Fondo de Investigación Traslacional y Medicina Integrativa y Sloan-Kettering Cancer Center de Terapéutica Experimental Centro Memorial.

(0)
(0)

Comentarios - 0

Sin comentarios

Añadir un comentario

smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile
Caracteres a la izquierda: 3000
captcha