Reconocer los síntomas de la cavidad nasal y el cáncer de seno paranasal

Marcha 23, 2016 Admin Salud 0 4
FONT SIZE:
fontsize_dec
fontsize_inc

La cavidad nasal es la abertura que se encuentra detrás de la nariz, a través del cual el aire y luego llega a la garganta cuando respiramos. La parte interna de la nariz llama el vestíbulo nasal. Los senos paranasales son los senos frontales (situado inmediatamente por encima de la nariz), senos maxilares (situada a ambos lados de la cara, en la parte superior de la mandíbula), los senos etmoidales (que se encuentran detrás de la parte superior de la nariz), seno esfenoidal (lugar detrás del seno etmoidal en el centro del cráneo). El senos paranasales y la cavidad nasal por lo general surge de las células que revisten la orofaringe.

La definición varía dependiendo del lugar de origen, hablan de melanoma cuando las células tumorales se forman en los melanocitos, las células que producen el pigmento, el sarcoma cuando el tumor tiene su origen en el músculo o tejido conectivo. Otro tipo de cáncer que puede surgir en este ámbito, sino que se desarrolla más lentamente, se llama papiloma invertido. En los senos paranasales o tumores de la cavidad nasal pueden surgir llamados granulomas en la línea media, que destruyen el tejido circundante.




Síntomas

Los síntomas están relacionados con el hecho de que el área de la aparición del tumor se encuentra en la cavidad nasal o un seno paranasal. Los síntomas más comunes son similares a los de un síntomas de la sinusitis purulentas crónicas asociadas con la mama en cuestión, la epítasis, sin embargo, son más frecuentes y abundantes. En los melanomas, epítasis es el primer síntoma se quejó de que el paciente, en otros casos el tumor, lo que afecta directamente a los troncos nerviosos, puede dar lugar a fenómenos de nervios o entumecimiento de la piel (pérdida de sensibilidad) en la distribución de los nervios afectados por el cáncer.

Neoplasia que surja en la cavidad nasal se produce inicialmente con obstrucción nasal unilateral y progresiva, acompañada de epítasis y se escapa de la nariz de material mucoso y purulento. Cualquier tumor maligno de la nariz y los senos paranasales, en su curso ulterior, tiende a invadir las estructuras anatómicas circundantes, con síntomas que afectan a la órbita (edema de las partes blandas con el desplazamiento del globo ocular, parálisis ocular, trastornos visuales) en la carga del cráneo (parálisis del nervio múltiple y dolores de cabeza crónicos), a expensas de un arco facial y superior dental masiva (neuralgia de la segunda rama del nervio trigémino, deformidad estética de la región de la cadera o en la zona de los pómulos, la progresiva pérdida de los dientes) .

(0)
(0)

Comentarios - 0

Sin comentarios

Añadir un comentario

smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile
Caracteres a la izquierda: 3000
captcha