Terapéutica molecular Avance Lucha contra el cáncer cerebral

Mayo 28, 2016 Admin Salud 0 9
FONT SIZE:
fontsize_dec
fontsize_inc

Philadelphia, PA - Un estimado de 41,000 nuevos casos de tumores cerebrales primarios debe ser diagnosticada en 2004, según la Asociación Americana de Tumores Cerebrales. Para reducir aún más la brecha entre el diagnóstico y la terapia eficaz, los médicos de la Universidad de Pennsylvania Health System ahora ofrecen varios enfoques prometedores para el tratamiento de tumores cerebrales, incluyendo la novela de imagen para la neurocirugía oncológica y las pruebas genéticas refinado para el cáncer para orientar mejor el tratamiento.

A través de imágenes de resonancia magnética aumentada (MRI), la información más reciente y más amplio contribuye a una mejor eliminación del tumor guía. MRI se utiliza para medir la anatomía y el metabolismo de los tumores. Esto informa a los cirujanos de pre y post-operatorio con un mapa tridimensional del flujo sanguíneo asociado al tumor para evaluar con mayor precisión la magnitud del crecimiento del tumor en comparación con los métodos convencionales de imágenes. "Este nuevo enfoque permite la guía quirúrgica y la evaluación de la respuesta al tratamiento", dice Donald M. O'Rourke, MD, Profesor Asociado de Neurocirugía. Estos nuevos métodos de formación de imágenes están conduciendo a un aumento de la supervivencia del paciente, permitiendo así una mayor eliminación del tumor de forma segura.

Los neurocientíficos también están marcando el comienzo de una nueva era en la que la genética dictarán tratamiento. En 1990, los investigadores observaron que un pronóstico más favorable en pacientes con ciertos tumores cerebrales, principalmente oligodendrogliomas, se asoció con una deleción de los genes en los cromosomas 1 y 19. Esta pérdida genética se traduce en un aumento significativo en la esperanza de vida para algunos pacientes y por lo tanto es un predictor robusto que la quimioterapia postoperatoria se debe administrar a estos pacientes.




Los pacientes con la eliminación genética en el cromosoma 1 tienen una mediana de supervivencia en algunos casos unos 10 años y responden particularmente bien a la quimioterapia administrada inmediatamente después de la cirugía. Los pacientes con la deleción tienen tumores de crecimiento lento y muestran una mejor respuesta a la quimioterapia; mientras que, los que no tienen los tumores de eliminación son relativamente más rápido crecimiento y son menos sensibles a la quimioterapia, por lo que se requiere radioterapia antes. "Teniendo en cuenta el aumento previsto de duración de la vida de los pacientes con esta supresión, no hay necesidad de dar radioterapia a principios de su tratamiento", dice O'Rourke.

La cancelación sólo puede ser detectado por el análisis genético. "Bajo el microscopio estos tumores pueden parecer idénticos, así que no hay manera de saber la diferencia si no se lleva a cabo un análisis genético", dice O'Rourke.

Tener la capacidad de proporcionar tales pruebas genéticas para determinar el tratamiento es de beneficio para los pacientes. "La idea de utilizar una prueba genética para predecir el pronóstico y seleccionar la terapia, posponiendo así un tratamiento potencialmente perjudicial es tremendamente atractiva", dice O'Rourke. "Las pruebas genéticas de Penn es hecho en casa, así que los pacientes no tienen que esperar a los resultados." Por otra parte, no hay ningún costo para el paciente en este momento porque las pruebas son realizadas por el Programa de Neuro-oncología y apoyados por el Centro de Cáncer Abramson en Penn. Además, no hay necesidad de muestras de sangre adicionales, para los que los resultados serán datos más rápidamente sin la necesidad de visitas de seguimiento.

Colegas de Penn J. Carl Oberholtzer, MD, PhD, del Departamento de Neuropatología y Myrna Rosenfeld, MD, PhD, del Departamento de Neurología y Director de la División de Neuro-oncología y Jaclyn Biegel, PhD, director de Citogenética, Hospital de Niños de Filadelfia, trabajaron con O'Rourke en el desarrollo del programa de pruebas genéticas. El laboratorio del Dr. Biegel realiza la prueba genética y tiene una importante experiencia con las pruebas genéticas de los tumores cerebrales.

O'Rourke es también director del Banco Human Brain Tumor Tissue en Penn, uno de los pocos bancos dedicados en los Estados Unidos. Los bancos de tejidos permiten la evaluación directa de los tumores humanos y son una de las mejores maneras de promover opciones de tratamiento para los gliomas y otros cánceres humanos. Líneas de Investigación O'Rourke básico incluyen la búsqueda de nuevos tratamientos para los gliomas basados ​​en alteraciones genéticas detectadas en los tumores. Actualmente está estudiando una variante del receptor del factor de crecimiento epidérmico, que está presente en muchos glioblastomas primarios para comprender mejor el desarrollo del tumor maligno en el cerebro y cómo se relaciona con la división de las células del cáncer, la supervivencia, y el movimiento.

(0)
(0)

Comentarios - 0

Sin comentarios

Añadir un comentario

smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile
Caracteres a la izquierda: 3000
captcha