Vacunas contra la gripe hogar de ancianos son insuficientes, especialmente para los negros

Mayo 11, 2016 Admin Salud 0 5
FONT SIZE:
fontsize_dec
fontsize_inc

Al comienzo de la temporada de gripe 2011-12, un nuevo estudio encuentra que el porcentaje de pacientes de hogares de ancianos que reciben un tiro sigue siendo más bajo que un objetivo nacional de salud pública y que la tasa es más baja para los negros que en los blancos . La disparidad persiste incluso dentro de los hogares de ancianos individuales, dijo que los investigadores de la Universidad de Brown, que estudiaron las diferencias y algunas de las razones detrás de él.

"Una de las razones que usted debe potencialmente ver una diferencia es que los negros y los blancos son en gran parte servidos por diferentes hogares de ancianos y hay un montón de pruebas que sugieren que los negros se sirven en los hogares de ancianos que no son tan buenas" dijo Vincent Mor, profesor de política de los servicios de salud y la práctica de Brown y autor principal del estudio publicado en la edición de octubre de Sanidad. "Sin embargo, también vemos una diferencia persistente dentro de los mismos hogares, aunque no tan grande y disminuyó con el tiempo."

En el estudio, un equipo dirigido por el investigador de la salud comunitaria de Brown Shubing Cai examinó cientos de miles de datos de pacientes de más de 14 mil hogares de ancianos cada año entre 2006-07 y 2008-09 temporadas de gripe.




Los ancianos son particularmente vulnerables a la gripe, con las personas mayores de 65 años que representa a la mayoría de las muertes relacionadas con la gripe cada año en los Estados Unidos.

Lo que los investigadores han encontrado es que las tasas de vacunación en general el año pasado es 82.75 por ciento, que es inferior al objetivo del 90 por ciento establecido por Medicare y Medicaid. Para los blancos, la tasa fue de 83,46 por ciento, mientras que para los negros era 77.75 por ciento. Las tarifas de las dos carreras fueron ligeramente superiores en 2006-2007, cuando los blancos tuvieron una tasa de 82,62 por ciento y los negros han visto una tasa de 75,42 por ciento.

Cuando el equipo analizó el riesgo relativo de ir sin vacunar, se encontraron con que, mientras que la disparidad se está cayendo en general, sigue siendo importante, incluso dentro de los mismos hogares donde la calidad de los niveles de servicio y de personal son presumiblemente los mismos para negros y blancos. En 2008-09 los negros en general eran un 23 por ciento menos propensos que los blancos a ser vacunados y el 15 por ciento menos probabilidades de ser vacunados como sus vecinos blancos en la misma casa.

Las ofertas rechazadas y no recibieron

Gran parte, si no todos, la razón por la que los negros reciben menos vacunas se debe a que ellos rechazan con más frecuencia, dijo Cai. Según los registros, los pacientes negros se negaron vacunas en 12.88 por ciento de los casos en 2008 a 09, lo que representa más de la mitad de las situaciones en las que no ha habido vacunación. Bianchi sólo rechazó las vacunas a una tasa de 8,93 por ciento.

La tasa de rechazo más alto entre los negros disminuyó con el tiempo, pero no ha explicado plenamente la disparidad dentro de una instalación, dijo Cai.

"Después de dejar a los pacientes que han rechazado ofertas del análisis, no hemos visto una diferencia en las estructuras", dijo.

Y los negros eran también menos probable que se ofrezca la vacuna.

Encontrar la mejor manera de resolver la disparidad individuo puede tomar medidas para determinar qué combinación de factores están en curso en los hogares individuales, dijo Mor. Una cuestión merece mayor estudio, dijo, es que la mayor tasa de rechazo a la vacunación entre los pacientes de raza negra puede reflejar como vacunas que se ofrecen.

"La manera de abordar las disparidades dentro de la planta es averiguar por qué hay estos residuos y determinar las mejores formas de comunicar los beneficios de la vacuna que se refiere específicamente a la reticencia y la negativa del paciente", dijo.

Además de Cai y Mor, otros autores del artículo son la socióloga María Castaño Fennell y gerontólogo Zhanlian Feng.

El Instituto Nacional sobre el Envejecimiento ayudó a financiar la investigación.

(0)
(0)

Comentarios - 0

Sin comentarios

Añadir un comentario

smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile
Caracteres a la izquierda: 3000
captcha