Vaso sanguíneo Inhibidor muestra prometedor contra el cáncer de tiroides metastásico

Abril 1, 2016 Admin Salud 0 2
FONT SIZE:
fontsize_dec
fontsize_inc

El cáncer de tiroides que se ha propagado a sitios distantes tiene un mal pronóstico, pero una droga experimental que inhibe la formación de tumores de los vasos sanguíneos puede retardar la progresión de la enfermedad en algunos pacientes, un equipo de investigación dirigido por investigadores de la Universidad Texas MD Anderson Cancer Center de informe en la 3ª edición de julio del New England Journal of Medicine.

El fármaco experimental, difosfato motesanib, es un inhibidor de VEGF, un agente biológico que se dirige a los receptores en una proteína conocida como factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF). El VEGF es fundamental en la angiogénesis (formación de nuevos vasos sanguíneos), un proceso que permite el crecimiento de tumores y la propagación.

El autor del estudio Steven I. Sherman, MD, profesor y presidente del departamento de neoplasia endocrina y trastornos hormonales del MD Anderson, señaló una fuerte evidencia de que los receptores de VEGF juegan un papel importante en el cáncer de tiroides metastásico, una enfermedad con pocos las opciones de tratamiento.




"No existe una quimioterapia estándar aceptado para el cáncer diferenciado de tiroides metastásico avanzado, y las tasas de respuesta han sido por lo general el 25 por ciento o menos", dijo Sherman. "La mayoría de los pacientes no son tratados con quimioterapia sistémica debido a que el beneficio limitado pocas veces justifica los efectos secundarios. El tratamiento del cáncer de tiroides ha sido una necesidad completamente insatisfecha".

Sherman, colegas de 10 países, y científicos de Amgen, que está desarrollando difosfato motesanib (AMG 706), planificadas y realizadas de uno de los mayores estudios clínicos jamás realizados para el cáncer de tiroides metastásico.

De los 93 pacientes con progresión rápida cáncer que se inscribieron en el estudio, 49 por ciento tuvo una respuesta positiva. A partir de ese grupo de 14 por ciento tenía sus tumores se encogen y 35 por ciento tenía sus tumores se estabilizan durante más de 24 semanas. La mediana de supervivencia libre de progresión se estimó en 40 semanas.

El análisis genético de 25 pacientes mostró que aquellos con una mutación específica conocida como BRAF V600E en sus tumores tenían una mejor respuesta a difosfato motesanib que aquellos sin la mutación. Se necesita más investigación en esta conexión genética, pero los primeros resultados son un buen comienzo, dijo Sherman.

"Hallazgo de que los pacientes cuyos tumores llevar una mutación particular fueron más propensos a responder a la droga es un ejemplo de hacia dónde queremos ir en nuestra investigación", dijo Sherman. "Este es el primero de los diversos ensayos de cáncer de tiroides para identificar mutaciones específicas que nos permitan identificar o personalizar la terapia".

Sólo el 15 por ciento sobrevive por 10 años

Para la mayoría de los pacientes, papilar o folicular no fatal. La extirpación quirúrgica de la glándula tiroides, a menudo seguido de tratamiento con yodo radiactivo y la terapia de hormona tiroidea generalmente son suficientes permanente.

Pero aproximadamente 15 por ciento de los pacientes desarrollan metástasis a distancia, típicamente a los pulmones. Un pequeño porcentaje de estos pacientes responden bien al tratamiento de yodo radiactivo y sobrevivir durante muchos años. Pero para otros, el tiempo medio de supervivencia se estima dos a cuatro años, con una tasa de supervivencia a los 10 años de menos de 15 por ciento.

Ensayo multinacional

Cuarenta instituciones participaron en el plano internacional en el ensayo clínico, incluyendo una importante colaboración con el Institut Gustave Roussy, institución hermana del MD Anderson en Villejuif, Francia. El estudio incluyó a pacientes con progresiva, localmente avanzado o cáncer de tiroides metastásico resistente al yodo radioactivo.

Los participantes del estudio tomaron 125 miligramos de difosfato motesanib vía oral una vez al día durante 48 semanas o hasta que experimentaron efectos secundarios inaceptables o progresión de la enfermedad. El resultado del tratamiento primario fue la evidencia radiográfica de la reducción del tumor, según lo determinado por una revisión independiente. Los investigadores también analizaron la duración de la respuesta del tumor, la supervivencia libre de progresión y seguridad de los medicamentos.

Enfermedad estable en 67 por ciento de los pacientes

Los investigadores monitorearon la respuesta del tumor con la tomografía computarizada (TC) o resonancia magnética (IRM) del cuello, el pecho, el abdomen y cada ocho semanas o en respuesta a los signos de progresión de la enfermedad. Respuestas parciales o completas a la droga fueron evaluados por un examen independiente y confirmados con análisis repetitivos cuatro o más semanas después.

Treinta y dos pacientes completaron las 48 semanas de tratamiento. Motesanib difosfato se interrumpió en 35 pacientes debido a la progresión de la enfermedad y en 12 pacientes debido a eventos adversos relacionados con el fármaco. Cinco pacientes murieron y nueve se retiraron por diversas razones administrativas o personal.

Trece pacientes (14 por ciento) alcanzaron una respuesta parcial objetivo a la droga. Sesenta y dos pacientes (67 por ciento) experimentaron enfermedad estable durante el estudio; 33 de ellos (35 por ciento) lograron enfermedad estable durante al menos 24 semanas. Nueve pacientes (10 por ciento) habían confirmado respuestas parciales, que fueron clasificados como enfermedad estable. Siete pacientes (8 por ciento) experimentaron sólo progresión de la enfermedad, y no hay respuesta de información estaban disponibles para 11 pacientes (12 por ciento), debido a las exploraciones radiográficas incompletos o no interpretables.

Ochenta y siete pacientes (94 por ciento) experimentaron al menos un evento adverso relacionado con el tratamiento. Los acontecimientos más comunes fueron diarrea, hipertensión, fatiga y pérdida de peso. En 51 pacientes, los eventos adversos fueron clasificados como graves (grado 3). Cinco pacientes tenían grado 4 eventos adversos (potencialmente mortales), incluyendo niveles bajos de calcio, niveles altos de ácido úrico, niveles bajos de potasio, hemorragia cerebral, confusión mental, agitación, o disminución del gasto urinario. Dos pacientes cuya enfermedad había progresado muerto de hemorragia pulmonar.

Fase I del programa de Revelado fármaco potencial

El beneficio potencial del fármaco para el cáncer de tiroides avanzado fue identificado por los investigadores en la fase de innovación de MD Anderson I Programa de Ensayos Clínicos, liderado por Razelle Kurzrock, MD, profesor y director del departamento de investigación de la terapéutica del cáncer MD Anderson.

El programa tiene en general un 80 Fase I de ensayos clínicos en curso, las pruebas de nuevas terapias dirigidas, por primera vez en pacientes con cáncer. Además de vigilar cuidadosamente un nuevo fármaco para la seguridad, el programa de la cabeza contra varios tipos de cáncer.

"Las dianas moleculares de nuevos fármacos potenciales son importantes para el cáncer en general, pero en esta etapa que los medicamentos no son específicas para cualquier tipo de cáncer, por lo que incluyen pacientes con diferentes tipos de estos primeros estudios", dijo Kurzrock. "Esto nos da la oportunidad única de ver señales de respuesta para la primera vez en tumores específicos, lo que indica un medicamento para un estudio más extenso en la Fase II o la Fase III de ensayos clínicos."

En la Fase I estudio realizado por Roy Herbst, MD, Ph.D., profesor en el Departamento de Tórax/Cabeza y Cuello Oncología Médica en el MD Anderson, dos de cada cinco pacientes del estudio con cáncer diferenciado de tiroides metastásico respondieron a la droga, que era entonces tomadas directamente en el estudio de Sherman Fase II. Otras terapias están pasando rápidamente del programa Kurzrock en Sherman u otros grupos para establecer la eficacia tan pronto como evidencia de la respuesta se ve en la Fase I.

El estudio de fase II fue financiado por Amgen, Inc.

Los co-autores con Sherman son Lori J. Wirth, MD, de Dana-Farber Cancer Institute en Boston; Jean-Pierre Droz, MD, del Centro Léon Bérard de Lyon, Francia; Michael Hofmann, MD, Ph.D., de la Escuela de Medicina de Berna en Berna, Suiza; Lars Bastholt, MD, del Hospital Universitario de Odense, Odense, Dinamarca; Renato Martins G., MD, de la Universidad de Washington en Seattle; Lisa Licitra, MD, del Instituto Nacional del Cáncer de Milán, Italia; Michael J. Eschenberg, Yu-Nien Sun, Ph.D., Todd Juan, Ph.D., y Daniel E. Stepan, MD, todos Amgen, Inc., Thousand Oaks, Calif .; y Martin J. Schlumberger, MD, Instituto Gustave Roussy, Universidad Paris Sud en Villejuif, Francia, en nombre de la motesanib tiroides Grupo de Estudio.

(0)
(0)

Comentarios - 0

Sin comentarios

Añadir un comentario

smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile smile smile smile smile
smile smile smile smile
Caracteres a la izquierda: 3000
captcha